No matter how fast…

Drama will find its way no matter how fast you run

Si hubiera hecho caso a esto hace unos años, mi vida hubiera sido emocionalmente más estable o digamos que la “culpa” hubiera sanado antes de llegar al continente que soñé y que despertó las pesadillas más terribles que jamás hubierá imaginado. De cualquier manera, c’est necessaire pour avoir un peu plus de maturité, non? Meh.

Un paso a la vez

1

De esas veces en las que me cuestionaba acostada (casi siempre) del porqué no había comenzado a escribir en este blog. La terapia momentánea terminó y la necesidad de hablar, hablar y contar sigue. Entonces pensé que sería buena idea venir, escribir y contar cosas.

El otoño llegó hace unos días y el clima está muy cambiante. No sé porqué asocio un montón el clima con mi forma de ser. Unos días sol, disfrute, sonrisas. Otro día hartazgo, encierro y ese “no quiero ver a nadie” me invade acompañado de un coraje que se calma en horas o días.

Tengo un chorro de planes y cosas qué hacer. Proyectos personales y proyectos profesionales. Siempre me pasa que estoy entre ese despertar por la mañana y el sueño apendejante. Entonces comienzo a pensar en mis deseos creativos (de esos poquitos que aún me quedan), y me estimulan, me emocionan… poco a poco abro los ojos y mi conciencia va tomando noción de la realidad… y así como llegó ese estímulo, desaparece en cuestión de unos minutitos. Definitivamente entre mis sueños (o mi despertar a la realidad) y la noción del nuevo día, hay una diferencia brutal que O D I O.

Suena: Danrell x Småland – Hostage

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar